domingo, 12 de octubre de 2008

ESPANYOL: La fuerza de un sentimiento




ESPANYOL
La fuerza de un sentimiento

Marc, cuatro años y con un tumor cerebral, cumplió su sueño: jugar con Tamudo
Anna Cordovilla - 11/10/2008 "Mundo Deportivo"

No era su cumpleaños, ni habían llegado los Reyes Magos de Oriente, pero el pequeño Marc Cendra Bonjorn recibió ayer el regalo que más ilusión le hacía. Cumplió su gran sueño: estuvo hablando y jugando con Raúl Tamudo, su ídolo, al que acabó incluso fotografiando.

Marc no podía dejar de sonreír y corretear por las instalaciones de la Ciutat Esportiva de Sant Adrià. Nervioso y extrovertido, como cualquier niño de cuatro años, disfrutó a rabiar viendo el entrenamiento de los pericos. Sólo si te acercabas a él podías apreciar la cicatriz que le recorría el lóbulo izquierdo de su cabeza, una cicatriz que él te mostraba.

Marc, perico de cuna como toda su familia, está aquejado de un tumor cerebral benigno, del que ha sido intervenido en dos ocasiones, la primera cuando apenas tenía ocho meses y la última el pasado mes de abril. Fue entonces, concretamente el día 23, cuando conoció personalmente a Albert Riera, su segundo jugador favorito. Marc estaba ingresado en el Hospital Vall d'Hebron y varios jugadores del Espanyol acudieron allí en en acto benéfico organizado por 'Ánima Fundación'. Y a partir de ese día la familia de Marc y dicha fundación han estado en contacto.

Ayer fue el gran día. Gracias a 'Ánima Fundación' y Pericos Solidaris, y acompañado de sus padres, Teresa y Agustí, y de su abuelo Raymond, Marc cumplió su sueño. Vio el entrenamiento del Espanyol, sentado en la banda, y se llevó para casa el cariño de los jugadores, sus autógrafos y un buen número de anécdotas, como, por ejemplo, que Tamudo parase un segundo sus ejercicios físicos para ir a saludarle en cuanto le vio.

No acabaron aquí las emociones fuertes para Marc. Al acabar el entrenamiento, el niño hizo de fotógrafo por unos minutos. En un estudio que se había instalado en el campo anexo al de entrenamiento fotografió a Tamudo y aprovechó para marcarse unos 'rondos' con Raúl, que disfrutó lo que no está escrito con el niño, todo energía eilusión.

Esta cariñosa fotografía, junto a las de otros niños que han participado en una iniciativa similar, se expondrán en tamaño gigante, en la Illa Diagonal. Posteriormente, estas imágenes servirán para ilustrar un calendario benéfico en el que también han participado otros deportistas de elite y famosos de diferentes ámbitos. El objetivo es retratar a estrellas mundiales desde la óptica de un niño enfermo.

"Le voy a decir a Luis García por qué no hace la voltereta cuando marca en un entrenamiento", decía Marc segundos antes de correr hacía De la Peña para pedirle que le firmase la camiseta del capitán. "Mamá tendremos que ir a Liverpool a ver a Riera, ahora es mi segundo equipo". El fútbol, a veces, te reconcilia con la vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Posiblemente, Marc tenga razón...Los niños, generalmente, tienen razón.
miquel

Anónimo dijo...

Calen detalls com aquest per veure la vessant positiva de l'esport.

Bolero dijo...

Una foto impagable