domingo, 6 de junio de 2010

El Espanyol se proclamó campeón de la Copa de la Reina


El Espanyol se proclamó campeón de la Copa de la Reina después de derrotar por 3-1 al Rayo Vallecano en la final disputada en Basauri (Vizcaya) y, además de revalidar el título conseguido el pasado año, ha evitado el doblete del equipo madrileño, que había conquistado la Superliga.

La efectividad en ataque y la solidez defensiva han sido las claves del triunfo blanquiazul ante un rival que ha ido siempre a remolque y, a pesar de exhibir calidad y recursos a la hora de mover la pelota, careció de pegada para poner en más aprietos a su rival.

Pronto se abrió el marcador
El partido se puso pronto de cara para el Espanyol que ha aprovechado uno de sus puntos fuertes, el juego de estrategia, para adelantarse en el marcador. La central Ane Bergara ganó la espalda a la defensa rayista para peinar una falta perpendicular sacada por Miriam y poner el 1-0 a los siete minutos de juego.

El conjunto vallecano no acusó este primer golpe y pasó a dominar el juego ante un rival agazapado que buscó sus opciones al contragolpe. Natalia de Pablos se convirtió en la pesadilla de la zaga blanquiazul, pero a la goleadora le faltó acierto en el remate final para plasmar el buen juego rayista.

El Espanyol se dejó dominar, pero cada contra sobre la meta de Alicia resultó letal. En la primera, en el 21, Vero estrelló el balón en la base del poste y a la segunda oportunidad, Meri no perdonó. Aprovechó un pase entre líneas de Vero para marcar el 2-0. No mereció el Rayo un castigo tan severo al descanso, pero nada más comenzar la segunda parte pudo recibir el tercero tras una galopada de Vero que la delantera 'periquita' volvió a lanzar al palo.

El Rayo recortó distancias pero duró poco
Pero de poder sentenciar la final, cuatro minutos más tarde el Espanyol empezó a sufrir por culpa de un despiste defensivo a la salida de un córner que permitió a Natalia remachar un balón suelto en el área y recortar distancias.

Parecía que el gol iba a reactivar al Rayo, pero su rival aguantó bien el golpe encajado y, tras avisar en un tiro lejano de Kenti al larguero, sentenció con un cabezazo de Torrejón a la salida de un córner.

A pesar de este tercer tanto y del fuerte calor que ya comenzaba a hacer mella en las jugadoras en el último cuarto de hora, las rayistas no arrojaron la toalla y siguieron apretando. A siete minutos del final el choque quedó liquidado definitivamente tras la expulsión de la portera Alicia después de tocar con la mano fuera del área en otra contra de Vero.

1 comentario:

Ireneu dijo...

Son unas jabatas! jejeje!